¿Son los indígenas los más grandes latifundistas de Bolivia?

La pregunta es tonta, pero es lo que el gobierno sostiene desde hace años. Lo más reciente fue ante la llegada del Tribunal de los Derechos de la Naturaleza: «No hay otro país en el mundo que haya asignado tierras comunitarias en extensiones promedio de 410 hectáreas por familia para pueblos indígenas amazónicos, llanuras y tierras bajas».
Bien, esto es parte de una guerra lanzada contra los territorios indígenas que se desenmascaró alrededor de la Octava Marcha, el 2011 en un acto celebrado en el estadio de Villa Tunari. Allí, el entonces secretario ejecutivo de la CSUTCB Roberto Coraite propuso al Presidente Morales elaborar una nueva normativa agraria en reemplazo la “discriminatoria” legislación vigente.
“Necesitamos sustituir la ley actual que definitivamente no ha solucionado los problemas de nuestros hermanos campesinos; y que se ha ido al extremo al favorecer a pequeños grupos (indígenas) que detentan inmensas extensiones mientras que la mayoría de los campesinos estamos en ínfimas extensiones de tierra”.
“Estoy muy de acuerdo, contento con esta propuesta. Esa Ley será para terminar con los latifundistas”, respondió el Presidente. Ambos coincidieron en señalar a las Tierras Comunitarias de Origen como los nuevos “latifundios”.
“Estamos pidiendo una revisión de las TCO para saber si justifica o no justifica la cantidad de tierras que tienen; y si no se justifica quiere decir que tenemos nuevamente tierras ociosas en Bolivia”, explicó el secretario de Tierra y Territorio de la CSUTCB Dionisio Cabrera.
En otra oportunidad, Morales tildó a los indígenas de «ambiciosos», por pedir más titulación de tierras, cuando son los principales beneficiarios,… adelantó que ante esta situación en las TCO promoverá el debate sobre el tema, ya que en promedio cada familia tiene más de 800 hectáreas como propiedad. Se pretende respaldar lo dicho con datos como los que siguen:

TCO: 29%
Tierras fiscales: 32%
Empresarios y medianos: 13%
Comunidades e interculturales: 26%
Total: 100%

Fuente: Exposición de CIPCA sobre datos del INRA-2017, San Ignacio de Moxos, 14/7/18.

De acuerdo a la tabla anterior, el Estado tiene la mayor proporción de la tierra, le siguen las TCO, y los pobres empresarios grandes y medianos están en el último lugar con apenas un 13%.
Datos de este tipo han venido siendo utilizados por el gobierno y sus seguidores para sostener que en Bolivia se cambió radicalmente la estructura de la tenencia de la tierra y que los indígenas son los nuevos latifundistas; pero estos datos sufren de un grave problema; no cumplen con un principio básico de la estadística que es: no comparar categorías no comparables.
Cuáles son esas categorías que no son comparables?
La respuesta es simple, “tierra y territorio”, que son dos categorías diferentes, cosa que deberíamos haber aprendido después de casi tres décadas de lucha.
Por qué no se puede comparar tierra con territorio? Porque eso es como comparar el territorio de un municipio, departamento o país con estadísticas de lotes agrícolas. Y ese absurdo es lo que hace el gobierno al comparar el territorio de las TCO con las tierras que tienen para agricultura otros sectores. La razón es clara y explícita como vimos al inicio de este artículo; se trata de una burda artimaña para arrebatar las tierras de los indígenas. Esto muestra por otra parte que los enemigos iniciales del gobierno, los grandes terratenientes son ahora sus aliados y los indígenas son el enemigo.

El Corazón Energético de Sudamérica

19 octubre, 2018

A cuatro años de la Ley Minera

19 octubre, 2018

2 Thoughts on ¿Son los indígenas los más grandes latifundistas de Bolivia?

  1. Hay un dato que no logro entender, en el cuadro mencionan a los empresarios y medianos con un 13%, sin embargo en la descripción del cuadro se muestra: «los pobres empresarios grandes y medianos están en el último lugar con apenas un 10.9%», este último dato, ¿a dónde pertenece?, me gustaría compartir el artículo pero tengo esa duda, gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *